Y… ¿USTEDES QUÉ PENSARON ESTE FIN DE SEMANA? Por Adalberto Gutiérrez Chavez

Dos sucesos ganaron mi atención esta semana, y creo que van a coincidir con el de la mayoría de ustedes: El mundial de futbol y el Día del padre. Acerca de lo primero mi opinión tiene un enfoque más cultural que deportivo, puesto que no sé de futbol y de lo segundo tengo casi cuarenta años de experiencia con cuatro hijas y un hijo y además toda mi vida he disfrutado de un excelente padre, sin embargo también podría decir que “yo solo sé que no sé nada.”

          Este fin de semana disfrutamos del ambiente nacionalista por el triunfo de México frente a Alemania. En especial porque como buenos malinchistas no esperábamos ganarle a quienes tenían la corona como los mejores del mundo y menos viniendo de uno de los países más ricos he importantes del mundo que disfrutan más que nosotros de ventajas económicas, tecnológicas y filosóficas y por ende hasta sociales y culturales, como no lo demostraron con su actitud ante nuestro triunfo, plenos de dignidad y educación levantaron nuestra bandera mexicana con un emotivo acto, mientras que por otro lado un pequeño grupo de mexicanos quemaban la bandera alemana. Me da vergüenza esta falta de educación pero también me da esperanza que la mayoría no somos así, y este tipo de triunfos nos llena más de esperanzas que de otra cosa. He tenido la oportunidad de conocer de cerca a dos o tres personas alemanas y les he admirado su corazón, así como su admiración y respeto por nuestra cultura y por estas dos personas todo un país conquistó mi corazón. Espero que por unos cuantos mexicanos no se vaya a juzgar un país entero, lleno de grandeza, apasionados como pocos por la vida. En positivo aplica el juicio pero en negativo no.

         Por otro lado, el día del padre al igual que el día de la madre son cada día de la existencia, pues si estamos caminando por este mundo es por acto dador de vida. Aprendemos de las virtudes y de los errores de nuestros padres, pero si nuestro corazón está lleno de amor por nuestros hijos, los defectos quedan en segundo plano y hasta las enseñanzas. Cuando encontramos la felicidad en nuestros hijos se queda para la eternidad, un amor que nunca acaba. ¿Qué impacto tendrá en el futuro de la humanidad el poder que un padre puede darle a su hijo con su amor? Pocas acciones reconfortan como el abrazo y el apoyo de un padre y pocas cosas hacen tan feliz a una persona como amar a un hijo. Dar y recibir es el ciclo sin fin de la existencia. Los que más tenemos estamos obligados a comprender más, a amar más, a dar más… Tal vez ésto salve nuestro planeta agonizante que estamos destruyendo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: