MIAU, EL GATO GUERREROΕΕΕΕΕΕΕ

Las administraciones públicas no se distinguen precisamente por su amor hacia la vida, mucho menos a la de los animales, tal vez uno que otro caballo como excepción. Mi vecino se quedó sin perros y la calle se ve muy sola. Hace unos días hubo una tonta campaña envenenando gatos y perros. Que tampoco es exclusivo de ahora sino de programas disque de salubridad desde hace años. He resultado víctima de esto, pues un hermoso gato que llegó a nuestras vidas hace 7 años, el cual por amor y responsabilidad fue castrado, esperando que con esto, egoístamente podría disfrutar de unos 20 años de su compañía. No fue así, porque hay personas que no les interesa y parece que hasta disfrutan de matar a otros seres vivos sin conciencia de que al matar, los pobres mensos se matan a así mismos, los tontitos no se dan cuenta de que al no respetar la vida de los más vulnerables, nuestra alma se llena de las plagas que carcomen los buenos y verdaderamente divinos sentimientos. Tristemente hay personas que están a años luz de esa dimensión de amor y paz que te permite gozar del amor de otros seres vivos diferentes, que te permite entender que lo que realmente somos es un espíritu y no la carne mortal que se comen los gusanos. Pobre la gente que nunca comprende el milagro de amar a una especie distinta y de gozar de la bella sensación de paz con la compañía de un hermoso felino que aprecia los detalles de otros mundos dentro del garrafal planeta tierra que los tontos humanos destruyen cada día. El coraje que siento es porque; era que su compañía me podía llevar a un tiempo sin pensar sin sentir, tan solo respirar y hacer llegar el suspiro hasta el más allá. Gordo, grandote, peludo y comelón. Le gustaba bañarse, estar limpio, acompañarnos en momentos difíciles, no era uno de esos empalagosos que se te embarran en las piernas y lamen las patas, él sabía precisamente el momento exacto que debía estar a tu lado. Te daba tu espacio, era independiente pero a la vez hacia saber que necesitaba de nuestro amor y compañía, caminaba a nuestro lado y si le caías bien se tiraba de panza pidiendo una rascadita. Un día mi Macario lo rescató de un parque donde unos niños jugaban brusco con él y mi pequeño hijo me llenó de orgullo con sus sentimientos de protección hacia los más vulnerables. Después de echar pleito por defender al gatito, salimos corriendo a la casa e inmediatamente me dijeron Maca y Nico – se llama: Miau-. Siempre les ha gustado poner nombres, tenemos un guapo bóxer que se llama Ben 10 por las caricaturas que les gustaban en aquellos años en que iban al jardín de niños y ahora son todos unos adolescentes de secundaria.
La paz de los gatos nos tramite por ejemplo la sensación presente de un instante infinito, sin pasado ni futuro. A veces a través de nuestro amor, nos trasportan con ellos a esas otras dimensiones en las que ellos viajan. Al hacer eso nos recreamos en el infinito ser. Su intuición logra entender nuestros sentimientos y emociones de formas insospechadas. Tienen la capacidad de detectar el peligro y alertar. Si te sientes ansioso, desesperado, sin encontrar tu lugar, que mejor que la calma de un gato, con su ronroneo para regularte el ritmo cardiaco. Esto es un poco de mi experiencia con gatos.
Espero que las autoridades tengan más cuidado en cómo realizan este tipo de programas, que se vigile a los servidores públicos que engañan a la población. Envenenar perros y gatos no soluciona los problemas.
Entre más conozco a los hombres más quiero a mi gato.

Anuncios

0 comments on “MIAU, EL GATO GUERRERO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: