AMAR A UNA ESPECIE DISTINTA

AMAR A UNA ESPECIE DISTINTA

A quien le fascina la vida, logra más fácilmente desarrollar amor por las mascotas, placer que no muchos consiguen, pero quienes lo logran, logran con él, apropiarse de una comprensión del amor puro e incondicional. Tener el placer de amar a un ser vivo de una especie distinta a la nuestra, provoca sentimientos que fortalecen el corazón. Hay que adaptarse a convivir con una conexión intuitiva que no necesita de idiomas.

La paz der los gatos nos tramite por ejemplo la sensación presente de un instante infinito, sin pasado ni futuro. A veces a través de nuestro amor, nos trasportan con ellos a esas otras dimensiones en las que se viajan.  Al hacer eso también, recreamos nuestro infinito ser. Su intuición logra entender nuestros sentimientos y emociones de formas insospechadas. Tienen la capacidad de detectar el peligro y alertar. Si te sientes ansioso, desesperado, sin encontrar tu lugar, que mejor que la calma de un gato, con su ronroneo para regularte el ritmo cardiaco. Esto es un poco de mi experiencia con mis gatos, sin embargo mis primeras grandes amistades las tuve en unos lindos perros chatos, en los que ahora imposible verme sin la imagen de ellos y su presencia en mi mundo es iniciática y clave.

En la Ilíada, Argos el perro de Ulises, lo reconoció después de 20 años, y en la emoción muere del corazón. En la vida real, tenemos el caso de Hachikó, el perro japonés de Odate, que esperó todas las tardes por diez años a la entrada de la estación de tren de Shibuya, a su amo   fallecido, hasta que murió.

Compartimos el mismo barco, que es el planeta tierra, coincidimos en la misma vida, que es vida para todos, y por eso simplemente merecen nuestro respeto al menos, y nuestro amor, quien más sale ganando somos nosotros, pues partimos de la tierra ricos del corazón. A fin de cuentas es amor y paz lo mejor que puedes llevarte de esta vida.

Las mascotas, así las llaman, prefiero decirles mis hermanos con les llamaba Asis. Entre muchas de sus bondades, se integran fácilmente a la familia o se adaptan a las soledades de sus amos. Estimulan el sentimiento de compañía, confianza y seguridad. La sola interacción con ellos nos distrae y elimina el stress.

Para terminar, aunque es una frese de decepción hacia la humanidad, ilustra la importancia de la mascotas en la vida de las personas. Decía el poeta inglés Lord Byron “Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: